La sonrisa perdida

La sonrisa

del hada Felisa

se perdió una mañana.

Ella, con su varita,

intentó recuperarla.

Pero nada por acá

y nada por allá,

su sonrisa 

seguía sin encontrar.

El ratón Ramón

observaba todo

muy atento

y se acercó 

a Felisa

para contarle

un cuento:


“Érase una vez

una niña 

muy traviesa,

que siempre 

tenía una sonrisa

de oreja a oreja. 

Pero un día

su mejor amiga

se fue muy lejos

y ella no sabía

qué hacer con

sus sentimientos.

Poco a poco

descubrió 

que las lágrimas

eran la mejor tirita,

para que las penas

se hicieran chiquitas.

Y, una vez curadas,

volvió a jugar,

luciendo aquella sonrisa

tan especial”.


El hada Felisa

aprendió la lección:

no había magia

que cambiara

lo que sentía 

su corazón.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑