En mis sueños te encontré…(Poema Jazzz)

El olor a esperanza y vida llenaban poco a poco mis pulmones.

Tenías el mismo brillo de sus ojos,

a los que largas y rizadas pestañas custodiaban.

Con tus pequeñas manitas te aferrabas a mis dedos en señal de que nuestro amor sería eterno.

Una lágrima rodó por mi mejilla mientras tú con una sonrisa de valentía me vestías.

Tu papi que a lo lejos nos observaba, corrió y con amor nos abrazó.

Desde ese día algo en mí cambió y si algún día coincidimos, habrá una huella que nos guíe en el camino.

Familia

Hay de mil tipos

y tamaños;

en ella nunca

serás un extraño.

Te querrán y cuidarán

seas chiquito o mayor,

vivan cerca o lejos

estarán en tu corazón.

Porque la familia

tiene el poder

de dibujar lo invisible

para que el amor puedas ver.

Las musarañas

“¡Vives pensando en las musarañas!”
Le dijo la abuela a Sandra
y ella se quedó pensando
en esos animalitos,
que seguro andaban
todo el día como ella
volando por mundos mágicos.
Pero no sabía cómo eran,
nunca los había visto.
¿Y tú, sabes lo que son?
Tal vez sí o tal vez no.
Pero igual te lo diré.
Son pequeños peluditos
que parecen ratoncitos;
y aunque realmente no vuelen
ni vivan en mundos mágicos,
en secreto sí lo hacen,
como Sandra y como tú,
porque pasan todo el día viajando
de hoja en hoja
de los libros que nos hablan
de los cuentos más bonitos.

Fotografía: Pinterest (editado con PhotoDirector)

Mi sol (Poema Jazzz)

Pasitos zigzagueantes rompen el silencio de la alcoba.

Sonrisas proyectando el más grande amor,

Te miro y solo puedo tomarte entre mis brazos,

besarte en la frente y recordarte que eres mi sol.

Los sueños de Gara

Gara sueña descalza

para no estropear

sus sueños,

imagina mil aventuras

en las que triunfa

por su empeño.

Fantasías de mil colores

la acompañan

cada día,

su camino, un arcoiris,

por el que salta

con alegría.

Gara sueña mil sueños,

de los que solo ella

es la reina.

Gara busca lo que quiere

y sonríe si el viento

la despeina.

Sofía y el aburrimiento

Sofía se aburría
encerrada en su casa.
quería ir al parque
o jugar en la playa.

Sofía se aburría
sin ver a sus amigos,
por mucho que pensase
no encontraba peor castigo.

Sofía se aburría
pensando en el aburrimiento,
los días eran eternos,
¡te juro que no te miento!

Sofía se cansó
de tanto aburrirse,
encendió su imaginación,
¡ya era hora de divertirse!

NUBES TRISTES

Las nubes tristes
se han ido.
Del cielo han desaparecido.
Se han marchado pues
los árboles ya no han
cantado su canción
que a las nubes habían
enamorado.
Busquemos las nubes,
esas que se han marchado.
Los árboles lloran.
Se están marchitando.
El sol sufre,
su calor todo lo
está abrasando.
La lluvia desespera,
las nubes con ellas
se las han llevado.
Que vuelvan las nubes
dicen los animales
mirando al cielo,
esperando su regreso.
Los árboles cantan
esperando que las
nubes escuchen su
llamada.
¡Por ahí!
Gritan las aves.
La tormenta se acerca.
Las nubes llorando de
alegría regresan.
Todos están felices.
Las nubes regresan.
La lluvia riega.
El sol desaparece.
Los árboles vuelven
a estar verdes.

La miel es para todos

Al pasar por el jardín
vi a una linda abejita.
Estaba tan ocupada,
cantando y bailando
con la oruga,
su amiguita,
que no notó
que yo estaba mirando.
Tenía un taza de miel a su lado
y yo, hambriento
no me pude aguantar.
La tomé y me fui corriendo.
Y justo cuando creí
que no lo iba a notar,
me gritó:
“¡Detente bribón!
Esta miel no es solo para ti;
es para todos los niños del mundo
tienes que aprender a compartir”.
Desde ese día como miel
con mis amiguitos
y la oruga y la abeja
nos acompañan
con sus canciones
y bailecitos.

Imagen: Pixabay

ES LA HORA

Es hora de comenzar
a soñar, la realidad
puede esperar.
Razonar no está de más,
pero la imaginación hay
que dejarla volar.
Que extienda sus alas,
si no, se marchitarán
como las hojas de las flores
a las que hace falta regar.
Deja que vuele libre.
No hagamos caso a quién
en la razón quiere oprimirte.
Es hora de alcanzar este
tren que nos espera en el
andén.
Recorrer cada parada,
estación,
sensación,
emoción,
a la que estemos
destinados a llegar.
Y si el destino es distinto
a lo que el viaje ha establecido,
cambiémonos de sitio
y viajemos siendo dueños
de nuestro camino.
Extendamos las alas de
la imaginación.
Juguemos una partida
de cartas con naipes de
nubes blancas, negras
o pardas,
esponjosas o densas.
Seamos capaz de jugar a
marcar un gol usando la
luna como balón.
Creámonos capaces de
iluminar nuestras noches
con un sol como bombilla
de nuestra habitación.
Creámonos capaces de
realizar todos nuestros
sueños.
Es hora de comenzar
a volar, a caminar
a través de senderos
y puentes que a nuestros
sueños nos conducirán.

VUELA

¿Quieres volar?

Vuela con alas

de papel.

Entre trazos de tinta

que te muestre los

siete mares, convirtiéndote

en un valiente marinero

batiéndose contra

temibles mares y

tempestades en

busca de su amor o

su tesoro.

Un pirata bondadoso

que va cantando en

la proa dichoso.

Vuela sobre

bosques oscuros y

tenebrosos,

o completamente luminosos.

Baila el cántico de viejos

trovadores del brazo de hadas,

elfos u hombres.

Vuela sobre castillos

de caballeros y princesas.

Cabalga a lomos del

más indomable corcel.

Vuela sobre tierras

sin fronteras conocidas.

No hay libro demasiado

grande, ni sueño pequeño

para quedar olvidado en

la caja del olvido.

Vuela sin miedo.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑